Redes

soldados 

ORIGEN DEL TÉRMINO: 1856 Alexis Tocqueville "El Antiguo Régimen y la Revolución"

Término acuñado por los revolucionarios franceses para designar a la época anterior a la Revolución (s. XV-XVIII) caracterizada por una organización social en Estamentos una economía de tipo intervencionista y un sistema de gobierno basado en el absolutismo

SOCIALES Y POLÍTICAS

La sociedad se basaba en el sistema de Estamentos, cerrados y fuertemente jerarquizados.

Dentro de los sistemas políticos se vana encontrar formas tan dispares como:

  1. Monarquías:

- ABSOLUTAS

- ELECTIVAS (Polonia)

- PARLAMENTARIA

- EMPERADOR

 

Causas 

 

ECONÓMICAS

Las actividades económicas se encontraban reguladas por el gobierno quien tenía el control sobre la producción y distribución ya que regulaba el uso de la tierra, la calidad de la producción y los tipos de precios y bienes que se producían en todo momento.

El primer sector económico era la agricultura que ocupaba al 80 - 85% de la población. El uso principal del suelo agrario era la producción de alimentos, materias primas y cobro de rentas.

Existía además una notable confusión en los derechos y titularidad del suelo ya que se solía confundir la propiedad civil con el dominio jurisdiccional señorial. Esto ocurría por la existencia de los señoríos que fueron creciendo por la utilización del fideicomiso y el mayorazgo.

El mundo agrario era diverso y se encontraban figuras tan dispares como:

  • Aparceros
  • Arrendatarios
  • Servidumbre
  • Pequeños propietarios
  • Jornaleros
  • Colonos
  • Labradores (burguesía rural).

El trabajo artesanal estaba organizado y regulado por los GREMIOS. Dentro de ellos el trabajo se distingue: aprendiz (paga por aprender), oficial (cobra un salario), maestro (dueño del taller). Los gremios regulaban la calidad y condiciones del trabajo, los salarios y los precios de los productos. Estos privilegios fueron obtenidos directamente de la Corona,

Fuera de los gremios se encontraban actividades como: Aguador y el PUTTING OUT SYSTEMS.

Las actividades mercantiles se clasificaban en interiores y exteriores. 

El mercado interior se desarrollaba en los mercados locales y las ferias. Se imponían tasas a todos los productos. Pero el comercio más importante era el de los granos. En España y Francia el mercado se liberalizó para los precios intentando conseguir mayores beneficios.

El comercio exterior estaba dominado por una serie de compañías privilegiadas que se constituyen en Sociedades Mercantiles con unos activos depositados en acciones y que con el tiempo se comprarán y venderán en un lugar destinado a este tipo de producto: la Bolsa.

FINANCIERAS

Existencia de dos sistemas fiscales paralelos:

A) Iglesia cobra el Diezmo pero por ser casi imposible su cobro completo era obligado para labradores y ganaderos.

B) Corona: cobraba entre otros impuestos:

  • Taille: impuesto directo por persona
  • Gabela: impuesto sobre la sal
  • Aides: impuesto sobre la circulación y consumo de vinos y otros productos
  • Traites. impuestos aduaneros entre provincias

 

El cobro de los impuestos se aseguraba mediante el arrendamiento de los mismos (fermiers generales).

  • El Estado presentaba un déficit crónico que se financiaba con la creación de Títulos de la Deuda. También se recurría a la creación de nuevos impuestos, reducción de tipos de interés y aumento del valor de los títulos (esto último era un fraude a los prestamistas)

 

En el momento prerrevolucionario Francia se encuentra en una difícil situación financiera debido a la crisis de subsistencia generada por una mala cosecha de granos y a los préstamos pedidos para financiar al ejército francés en apoyo de las colonias americanas así como para financiar los gastos de la Corte.

El ministro de Hacienda Calonne (1783-87) multiplicó los empréstitos y la deuda y ante la imposibilidad de pagar convoca la Asamblea de Notables para lograr una reforma fiscal que pusiera fin a las exenciones de los terratenientes.

Cuando Jacques Necker (1787) ocupa el puesto, reune a la Asamblea con el mismo pretexto y se decide la necesidad de convocar los Estados Generales.

Aunque comenzada en 1878 (febrero-marzo), se toma como inicio de la Revolución el año 1789, ya que en esta fecha se celebra la convocatoria a elecciones para los Estados Generales. En su organización ya se observan desequilibrios: con tener 25 años y contribuir se podía elegir representantes.

El sufragio para el Tercer Estado comportaba grados. Surgen aquí los "cuadernos de quejas" (cuadernos en donde los electores confiaban a sus representantes sus quejas). Realizados con libertad, sus principales objetivos eran una constitución y la supresión de los privilegios.

Tras las elecciones (abril-mayo), los diputados sólo representan al clero, a la nobleza y a la burguesía. No había ningún representante de los campesinos ni de los artesanos.

El 5 de mayo de 1789 el rey inaugura los Estados Generales en Versalles. Se inicia el debate sobre el voto por estamentos o por cabeza, única forma posible de reforma. El Tercer Estado anima a los otros dos a unirse a sus peticiones. Los nobles liberales y el bajo clero estaban de acuerdo, pero el alto clero y la aristocracia tradicional no.

El Tercer estado, atribuyéndose el 98% de representación de la nación, se constituyen en Asamblea Nacional el 17 de junio. El 20 de junio el rey disuelve la Asamblea y los diputados se trasladan al salón del juego de pelota, donde piden la constitución. Luís XVI decide hacer algunas concesiones, y el 27 de junio reconoce la Asamblea. Esta maniobra se ha visto como una estrategia destinada a ganar tiempo para poder reunir al ejército en París. Desde principios de julio se advertía un pánico colectivo de la población. Los campesinos y burgueses comprenden el "complot aristocrático" contra sus reivindicaciones. La Asamblea Nacional se declarara Asamblea Constituyente el 9 de julio.

En esta atmósfera sobrecargada, el 11 de julio es sustituido Necker (preludio del golpe de fuerza maquinado por el rey).

Constitución de 1791

 14 de julio de 1789.- Toma de la Bastilla.

El periodista Camilo Desmoulins y el Duque de Orleans, revolucionarios, se pusieron al frente del pueblo en las calles de París, participando activamente en la agitación popular, armándose con lo que podían, incluido el saqueo de armerías y dando a conocer los acontecimientos políticos más recientes y la formación de clubes políticos. Mirabeau y Robespierre organizaron el Club Bretón que posteriormente fue identificado como el Club de los Jacobinos por sesionar en un convento jacobino.

El 13 de julio se exigió al rey el regreso de Necker y la salida de las tropas mercenarias, pero Luis XVI, se negó.

El pueblo enardecido decidió, el 14 de julio de 1789, terminar con la prisión del Estado, la Bastilla, que representaba todas las arbitrariedades, atropellos e injusticias del absolutismo y liberar a los presos políticos ahí encarcelados.

Los asaltantes, fueron recibidos con disparos y la violenta reacción de la turba enfurecida no se hizo esperar, la que no cejó hasta que la fortaleza se rindió.

El pueblo parisino exigió las cabezas del gobernador de la Bastilla y del alcalde de París, las que fueron colocadas en unas picas para ser paseadas por todo París. Con la toma de la Bastilla, el pueblo francés demostró su decisión revolucionaria que quedó plasmada en el siguiente manifiesto: Unidad e indivisibilidad. Libertad, Igualdad, Fraternidad o la muerte.

El 14 de julio de 1789, fecha en que cayó el baluarte del absolutismo francés, La Bastilla, está considerado por la República francesa como un día de fiesta nacional. Después de la toma de La Bastilla, el pueblo francés siguió luchando para alcanzar la democracia y la libertad con el lema: Libertad, Igualdad, Fraternidad.

 
  

DECLARACIÓN DE LOS DERECHOS
DEL HOMBRE Y DEL CIUDADANO (1789)

La Declaración de los derechos del hombre y el del ciudadano de 1789, inspirada en la declaración de independencia estadounidense de 1776 y en el espíritu filosófico del siglo XVIII, marca el fin del Antiguo Régimen y el principio de una nueva era.

Historia

La Declaración de los derechos del hombre y del ciudadano es, junto con los decretos del 4 y el 11 de agosto de 1789 sobre la supresión de los derechos feudales, uno de los textos fundamentales votados por la Asamblea nacional constituyente formada tras la reunión de los Estados Generales durante la Revolución Francesa.

El principio de base de la Declaración fue adoptado antes del 14 de julio de 1789 y dio lugar a la elaboración de numerosos proyectos. Tras largos debates, los diputados votaron el texto final el día 26 de agosto.

En la declaración se definen los derechos "naturales e imprescriptibles" como la libertad, la propiedad, la seguridad, la resistencia a la opresión. Asimismo, reconoce la igualdad de todos los ciudadanos ante la ley y la justicia. Por último, afirma el principio de la separación de poderes.

El Rey Luís XVI la ratificó el 5 de octubre, bajo la presión de la Asamblea y el pueblo, que había acudido a Versalles. Sirvió de preámbulo a la primera constitución de la Revolución Francesa, aprobada en 1791.

La Declaración de 1789 inspirará, en el siglo XIX, textos similares en numerosos países de Europa y América Latina. La tradición revolucionaria francesa está también presente en la Convención Europea de Derechos Humanos firmada en Roma el 4 de noviembre de 1950.

Texto

Declaración de los derechos del hombre y del ciudadano (26 de agosto de 1789)

Los representantes del pueblo francés, constituidos en Asamblea nacional, considerando que la ignorancia, el olvido o el menosprecio de los derechos del hombre son las únicas causas de las calamidades públicas y de la corrupción de los gobiernos, han resuelto exponer, en una declaración solemne, los derechos naturales, inalienables y sagrados del hombre, a fin de que esta declaración, constantemente presente para todos los miembros del cuerpo social, les recuerde sin cesar sus derechos y sus deberes; a fin de que los actos del poder legislativo y del poder ejecutivo, al poder cotejarse a cada instante con la finalidad de toda institución política, sean más respetados y para que las reclamaciones de los ciudadanos, en adelante fundadas en principios simples e indiscutibles, redunden siempre en beneficio del mantenimiento de la Constitución y de la felicidad de todos.

En consecuencia, la Asamblea nacional reconoce y declara, en presencia del Ser Supremo y bajo sus auspicios, los siguientes derechos del hombre y del ciudadano:

Artículo primero.- Los hombres nacen y permanecen libres e iguales en derechos. Las distinciones sociales sólo pueden fundarse en la utilidad común.

Artículo 2.- La finalidad de toda asociación política es la conservación de los derechos naturales e imprescriptibles del hombre. Tales derechos son la libertad, la propiedad, la seguridad y la resistencia a la opresión.

Artículo 3.- El principio de toda soberanía reside esencialmente en la Nación. Ningún cuerpo, ningún individuo, pueden ejercer una autoridad que no emane expresamente de ella.

Artículo 4.- La libertad consiste en poder hacer todo aquello que no perjudique a otro: por eso, el ejercicio de los derechos naturales de cada hombre no tiene otros límites que los que garantizan a los demás miembros de la sociedad el goce de estos mismos derechos. Tales límites sólo pueden ser determinados por la ley.

Artículo 5.- La ley sólo tiene derecho a prohibir los actos perjudiciales para la sociedad. Nada que no esté prohibido por la ley puede ser impedido, y nadie puede ser constreñido a hacer algo que ésta no ordene.

Artículo 6.- La ley es la expresión de la voluntad general. Todos los ciudadanos tienen derecho a contribuir a su elaboración, personalmente o por medio de sus representantes. Debe ser la misma para todos, ya sea que proteja o que sancione. Como todos los ciudadanos son iguales ante ella, todos son igualmente admisibles en toda dignidad, cargo o empleo públicos, según sus capacidades y sin otra distinción que la de sus virtudes y sus talentos.

Artículo 7.- Ningún hombre puede ser acusado, arrestado o detenido, como no sea en los casos determinados por la ley y con arreglo a las formas que ésta ha prescrito. Quienes soliciten, cursen, ejecuten o hagan ejecutar órdenes arbitrarias deberán ser castigados; pero todo ciudadano convocado o aprehendido en virtud de la ley debe obedecer de inmediato; es culpable si opone resistencia.

Artículo 8.- La ley sólo debe establecer penas estricta y evidentemente necesarias, y nadie puede ser castigado sino en virtud de una ley establecida y promulgada con anterioridad al delito, y aplicada legalmente.

Artículo 9.- Puesto que todo hombre se presume inocente mientras no sea declarado culpable, si se juzga indispensable detenerlo, todo rigor que no sea necesario para apoderarse de su persona debe ser severamente reprimido por la ley.

Artículo 10.- Nadie debe ser incomodado por sus opiniones, inclusive religiosas, a condición de que su manifestación no perturbe el orden público establecido por la ley.

Artículo 11.- La libre comunicación de pensamientos y de opiniones es uno de los derechos más preciosos del hombre; en consecuencia, todo ciudadano puede hablar, escribir e imprimir libremente, a trueque de responder del abuso de esta libertad en los casos determinados por la ley.

Artículo 12.- La garantía de los derechos del hombre y del ciudadano necesita de una fuerza pública; por lo tanto, esta fuerza ha sido instituida en beneficio de todos, y no para el provecho particular de aquellos a quienes ha sido encomendada.

Artículo 13.- Para el mantenimiento de la fuerza pública y para los gastos de administración, resulta indispensable una contribución común; ésta debe repartirse equitativamente entre los ciudadanos, proporcionalmente a su capacidad.

Artículo 14.- Los ciudadanos tienen el derecho de comprobar, por sí mismos o a través de sus representantes, la necesidad de la contribución pública, de aceptarla libremente, de vigilar su empleo y de determinar su prorrata, su base, su recaudación y su duración.

Artículo 15.- La sociedad tiene derecho a pedir cuentas de su gestión a todo agente público.

Artículo 16.- Toda sociedad en la cual no esté establecida la garantía de los derechos, ni determinada la separación de los poderes, carece de Constitución.

Artículo 17.- Siendo la propiedad un derecho inviolable y sagrado, nadie puede ser privado de ella, salvo cuando la necesidad pública, legalmente comprobada, lo exija de modo evidente, y a condición de una justa y previa indemnización.

Lecturas


NAPOLEÓN


Napoleón va a suponer la consolidación definitiva de la obra revolucionaria. Su punto de vista pasará de la moderación a la concentración del poder sobre su persona Como resultado de su gobierno y de sus batallas por Europa las ideas de la revolución quedarán impregnadas en otros Estados y serán germen de futuras revoluciones.

Napoleón Bonaparte concentrará poco a poco más poder; primero será elegido cónsul desde 1799 a 1802; posteriormente se elige Cónsul vitalicio desde 1802 a 1804 y será en 1804 cuando se nombre emperador apoyándose tanto en la burguesía de mayor capacidad económica como en el ejército que le profesaba gran admiración.

Fue precisamente el ejército su principal apoyo y le mantuvo en el poder hasta el último momento.

Las principales líneas de actuación durante el imperio fueron:

En política interior va a elaborar el Código Civil que consagraba la libertad individual y garantizaba la propiedad privada y la igualdad de todos los ciudadanos ante la ley. También reforma enseñanza y se realiza la administración y la organización Glossary Link judicial ya que convierten funcionarios a los jueces. El código civil será seguido como jurisprudencia en Europa

En política exterior Napoleón va a extender su imperio por Europa enfrentándose a las diversas potencias europeas agrupadas en diferentes coaliciones. Francia venció a Austria Rusia y Rusia, pero no consiguió derrotar a Gran Bretaña a la que sometió a un bloqueo continental (prohibiendo de acceso a los puertos europeos a todos los barcos procedentes de Gran Bretaña y de sus colonias).

A nivel social hay que destacar que la alta burguesía y la nobleza exiliada repatriada se convierte en la clase dirigente en Francia y el campesinado conservará las ventajas alcanzadas durante la revolución. Para controlar el poder va a usar el sufragio universal pero desvirtuado y la educación se convertirán en medio de control moral y político
Respecto a la religión Napoleón firmará el Concordato de 1801 y todos los obispos que se había mostrado partidario de la revolución fueron destituidos

En el campo económico:Consolidó las reformas agrarias llevadas a cabo durante la Revolución y propició la formación de un campesinado de clase media que transmitió a Francia estabilidad política. Aunque una significativa parte de las tierras expropiadas a la nobleza durante la revolución fueron devueltas a sus antiguos dueños, la operación se materializó bajo las formas jurídicas y de explotación capitalistas. Además se sentaron las bases para que Francia iniciara su industrialización.

Las tropas napoleónicas fueron vencidas en 1813 en la batalla de Leizpig. Los ejércitos de la coalición entraron en Francia en 1814, Napoleón fue desterrado y se restauró en el país la monarquía de los Borbones. Pero Napoleón regresó a Francia y recuperar el poder en el llamado imperio de los 100 días pero fue finalmente decidió Waterloo (Bélgica) en 1815 y desterrado a la isla de Santa Elena, donde murió en 1821

Consecuencias del gobierno napoleónico.

Supuso la extensión de las formas revolucionarias, del liberalismo (Código de 1804) y la quiebra definitiva de las estructuras feudales. Esa labor se concretó en:
·    El nacimiento de una serie de constituciones de signo liberal moderado (Ej. el Estatuto de Bayona de España, 1808).
·    El ascenso de la burguesía como nueva clase dominante frente a la nobleza y el clero.
·    La puesta en práctica del Derecho moderno.
·    La innovación de los ejércitos y las tácticas militares.

El imperialismo napoleónico fomentó los nacionalismos , tanto el francés como el de los estados que fueron ocupados por sus ejércitos. También aseguró las bases de la enseñanza láica plasmada en la reforma de la Enseñanza Secundaria (Bachillerato) que gozaría de gran prestigio internacional y subsiste aún en nuestros días.