Saltar la navegación

la industria en la UE

Introducción

La UE es una de las primeras potencias industriales del mundo junto con Estados Unidos y Japón. La elevada industrialización de la UE procede de una larga tradición industrial ya que la Primera Revolución Industrial se inició en Gran Bretaña. El sector industrial europeo se caracteriza por: Alemania, Francia, Reino Unido, Italia, España y los Países Bajos son los países de la UE que concentran el 70% del PIB total y el 30% del empleo de este sector. Las industrias cuentan con una importante inversión de capital que permite un elevado nivel tecnológico y una elevada productividad. Conviven grandes empresas con otras pequeñas y medianas (pymes) aunque la tendencia actual es aumentar la competitividad mediante fusiones y acuerdos. Las áreas industriales se distribuyen desigualmente

El Eje Central

El Arco Mediterráneo

En Europa Oriental

Problemas y política industrial:

Europa, desde la Revolución industrial, ha sido un centro industrial destacado, aunque en la actualidad padece serios problemas:

- La escasez de fuentes de energía.

-La pervivencia de pequeñas y medianas empresas incapaces de competir en un mercado globalizado. El 99% de las industrias europeas son pequeñas o medianas.

-El mantenimiento de áreas industriales tradicionales en crisis.

-La deslocalización industrial ya que algunas industrias han trasladado su sede a otros países con menores costes salariales Revolución industrial Política de la Unión Europea Para hacer frente a los problemas del sector secundario la Unión Europea ha establecido acuerdos y desarrollado una legislación que busca:

- Mejorar la eficiencia energética mediante innovaciones tecnológicas que permitan producir más con menor consumo de energía.

- Potenciar la competitividad de las empresas y la creación de empleo, especialmente de las pymes para lo que se han creado el Programa Marco.

- Incentivar la consolidación de industrias de alta tecnología o de sectores de importancia estratégica como la aeroespacial y la biotecnología.

- Potenciar la Investigación, el Desarrollo y la Innovación (I+D+i) dentro de las empresas.

- Garantizar el funcionamiento del mercado interior para que la demanda estimule y sostenga el crecimiento industrial.

- Garantizar un desarrollo sostenible y el respeto al medio ambiente.