Saltar la navegación

Imperio turco

decadencia del imperioEl imperio otomano se había formado en la Edad Media. En el siglo XIX era un estado complejo, muy extenso y formado por gran variedad de pueblos. A esto se unió a la debilidad del gobierno central otomano, por lo que existía una fuerte inestabilidad política. Su territorio abarcaba la península de Anatolia, de población turca; los Balcanes, donde había minorías islamizadas y cristianas; y se extendía a Oriente Medio, parte de Arabia y norte de África, aunque muchos casos era un dominio más teórico que real.

En África, los turcos disputaban su influencia con británicos y franceses y con los wahabitas (islamistas radicales) en la costa del Mar Rojo. De esta forma el Líbano pasó a dominio francés en 1864, Egipto al británico en 1882 y Túnez a Francia desde 1881.

El soberano del imperio turco recibió los títulos de sultán y califa; el primero hace referencia su autoridad política y el segundo a la religiosa sobre todos los musulmanes. Estaba auxiliado por un consejo de hombres santos o ulema, y la Sharia o código de leyes sagrada del islam era la base de la legislación. Se trataba, pues, de un estado teocrático. La compleja estructura político administrativa, el pesado sistema de tributos sobre los campesinos, la corrupción y el coste del ejército tenían al país arruinado.

Los intentos de reforma acabaron fracasando hasta que un grupo de reformadores denominados Jóvenes Turcos dieron un golpe de Estado en 1876 para instalar un gobierno de estilo liberal occidental. En este grupo se encontraban sectores avanzados, intelectuales, funcionarios y miembros del ejército que criticaban el despotismo del sultanato. Pero tras la revolución, el nuevo sultán Abdul-Hamid 1 876-1909, volvió a concentrar todos los poderes, mantuvo los tribunales religiosos y la sharia, suspendió la Constitución hasta 1908 y alimentó los sentimientos antieuropeos y antiliberales. Los jóvenes turcos tuvieron que exiliarse o fueron perseguidos.

La escasez de recursos económicos, la dependencia financiera del Reino Unido y Francia y los problemas exteriores, sobre todo en los Balcanes, donde el imperio otomano se enfrentó a Austria-Hungría, aceleraron el progresivo debilitamiento del imperio turco. Además, los nacionalismos eran cada vez más intensos. Junto al nacionalismo balcánico, el otro gran movimiento nacionalista fue el de los armenios, cuya sublevación en 1894 acabó ahogada en sangre por el ejercito otomano, con más de 80.000 muertos.

En esta situación se produjeron varias conspiraciones para derrocar al sultán entre 1889 y 1907. La Sociedad para el Progreso y la Unión, formada por estudiantes de la escuela de medicina militar, junto a los Jóvenes Turcos y parte del ejército dieron un golpe de estado en 1908 que obligó al sultán a convocar elecciones.

Pero la suspensión de nuevo de la Constitución en marzo de 1909 desencadenó la revolución de los jóvenes turcos, que acabó con la destitución del sultán y el nombramiento de Mehmet V Resad (1909-1918) quien inició una serie de reformas. Éste sultán se acercó Alemania porque desconfiaba de Rusia y Reino Unido a los que creía interesados en hacerse con las posesiones otomanas

Actividad 1

¿Qué países actuales formaban parte del imperio otomano? 

¿Cuáles son las causas de su debilitamiento?

Define: Sharia, sultan, califa, ulema