Saltar la navegación

Revoluciones de 1820

Durante estos años, la oposición a los estados restaurados se reducía a pequeños grupos de personas ricas o cultas, que prácticamente eran las mismas; la causa era la escasa formación de la agentes sumadas a la represión política de la época. Eran pocos, pero estaban unidos y bien comunicados.

Tanto las metas iniciales de los liberales y de los nacionalistas, como los métodos para conseguirlas eran prácticamente los mismos; se aspiraba a disfrutarla de libertad y, en algunos casos, de independencia; se organizaban en sociedades secretas, siguiendo el modelo de las logias masónicas, que perseguía la insurrección contra el poder establecido.

SOCIEDADES SECRETAS: en general, son asociaciones caracterizadas por el compromiso de silencio de sus miembros. Aquí nos interesan las que se extendieron en el siglo XIX, en el contexto de la restauración oponiéndose al sistema y defendiendo el liberalismo o la democracia; en muchas ocasiones fueron el germen de futuros partidos políticos. Entre ellos figuran los masones y los carbonarios

MASONERÍA: Asociación universalmente extendida, originariamente secreta, cuyos miembros forman una hermandad iniciática y jerarquizada, organizada en logias, de ideología racionalista y carácter filantrópico. La francmasonería se definía como una asociación de hombres libres y de buenas costumbres, que tiene por único y exclusivo objetivo el mejoramiento social de la humanidad.El secretismo hace de la masonería una organización misteriosa. Los masones no aceptan la norma de las puertas abiertas y prefieren seguir refugiados bajo un manto de semiclandestinidad

DECEMBRISTAS: revolucionarios surgidos de la nobleza. Lenin, al caracterizar las etapas del movimiento de liberación revolucionaria en Rusia, llama a su primera etapa, la etapa o período de la nobleza. Y dice que los «representantes más notables del período de la nobleza eran los decembristas y Herzen». El movimiento de los decembristas de 1825, fue el primer movimiento revolucionario contra el zarismo. Se formaron organizaciones secretas para preparar y dirigir la revolución y para elaborar la constitución del futuro Estado ruso. En diciembre de 1825, estallaron sublevaciones armadas contra el zarismo en Petersburgo y en el sur de Rusia (sublevación del regimiento de Chernigov). Esas sublevaciones que no se integraban en la lucha del pueblo contra el zarismo, fueron aplastadas. Los organizadores y los ideólogos más señalados de ese movimiento, P. Pestel, K. Ryleev, S. Muraviev-Apostol, P. Kajovski y M. Bestuzhev-Riumin, fueron ejecutados. Más de cien participantes fueron enviados a prisión y al destierro en Siberia.

EXILIADO POLÍTICO: una figura característica de los ambientes liberales de la primera mitad del siglo fue el exiliado político. Estos exiliados vivían en los lugares que ofrecía mayor permisividad en cada momento y fueron un importante elemento de contacto y de internacionalismo entre los liberales de los distintos países

El primer estallido tuvo una considerable extensión que parecía indicar lo precarias eran las restauraciones de los regímenes políticos establecidos por el Congreso de Viena. En Europa, afectó sobre todo a la periferia; en la Europa mediterránea surgieron movimientos liberales en España, donde el pronunciamiento de Riego 1820, obligó a Fernando VII a jurar la Constitución de 1812; en Italia (Nápoles 1820 y Piamonte 1821); en Portugal; y, afectando al imperio turco, en Grecia comenzaba el movimiento de independencia 1821. En Rusia los decembristas intentaron suprimir la autocracia zarista, en 1825. También hubo revueltas en Alemania, Polonia y la misma Inglaterra, que ya sufría graves problemas sociales. Mientras tanto, se reavivaba el movimiento independentista en América latina y en 1824 toda ella era libre.

Ninguno de los movimientos revolucionarios afectó al status quo salido de Viena; pero el orden político y social se veía amenazado. Todos los movimientos europeos, salvo el griego, fracasaron y fueron duramente reprimidos. Las tropas de la Europa de los Congresos eliminaron regímenes constitucionales en Portugal, Nápoles, Piamonte y España. En nuestro país, el Trienio Constitucional fue liquidado en 1823 por un ejército francés, los Cien Mil Hijos de San Luís al mando del Duque de Angulema; Fernando VII restableció el absolutismo hasta su muerte en 1833.

La revolución griega fue sofocada por los turcos; años más tarde Turquía reconoció las fronteras de la zona decidida por las grandes potencias en el tratado de Adrianópolis de 1829, y Grecia se convertía en un Estado independiente.

Los hechos ocurridos en Grecia y en América latina pusieron a prueba el sistema de la Restauración y el sistema no supero la prueba; los intereses enfrentados de las potencias eran la explicación. Después de 1822 no se volvió a reunir ningún congreso de los previstos y el principio de intervención para suprimir las revoluciones desapareció. En 1823 se rompía definitivamente la solidaridad proclamada ocho años antes.

Lo cierto es que los intereses particulares de las potencias jugarán un factor clave en el desenlace de las revoluciones.

En el caso griego, se puso de manifiesto el interés que para las grandes potencias tenían la zona de los Balcanes y de los estrechos del mar negro.

En la lucha de las colonias españolas por su independencia quedó de manifiesto que Inglaterra no quería en aquellas tierras competidores para sus productos.También en este momento el presidente de Estados Unidos formuló la premonitoria doctrina Monroe "América para los americanos".

Investiga

Busca información sobre el pronunciamiento de Riego en España y elabora un podcast narrando los hechos